♥ uи∂єяωαтєя ∂яєαмs ♥
Bienvenido a ♥️ uи∂єяωαтєя ∂яєαмs ♥️
Para participar con nosotros solo debes conectarte en caso de que tengas una cuenta, y si no, solo debes registrarte.
Solo asi podras soñar con nosotros =D
Galería


Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Designer Jenny Acthenz
Jue Feb 18, 2010 4:52 am por Jenny Acthenz

» Cierre
Sáb Ene 23, 2010 3:07 am por иαкuмι

» Contemos hasta 500
Lun Ene 04, 2010 11:18 am por Chapaxxx

» quien sigue??
Lun Ene 04, 2010 11:18 am por Chapaxxx

» El juego del baneado
Lun Ene 04, 2010 11:18 am por Chapaxxx

» Pregunta seria, respuesta estupida
Lun Ene 04, 2010 11:17 am por Chapaxxx

» Mata al de arriba
Lun Ene 04, 2010 11:16 am por Chapaxxx

» Ofresco =D
Sáb Ene 02, 2010 1:31 pm por Serena

» cняιsтмαs ∂яєαмs
Sáb Ene 02, 2010 1:16 pm por Serena


Retorno del Inframundo

Ir abajo

Retorno del Inframundo

Mensaje por иαкuмι el Miér Nov 04, 2009 11:08 pm

hola! les dejo mi fic =D

Capítulo 1: Música de atar

Explotó. La gente gritaba, se veían niños correr en busca de sus madres. El alboroto crecía, se escuchaban chillidos agudos de dolor, había gente ahogándose con el espeso y abundante humo. Se sintió un temblor, un estruendoso ruido recorría todo el edificio haciendo retumbar cada vidrio, pilar, pared y techo. La estructura completa comienza a temblar cada vez más fuerte y el polvo comenzó a sobresalir y la gente comenzaba a tropezar. Aún estaba paralizado, no sabía qué hacer ni mucho menos qué pasaba, quieto en medio de la multitud que corría a todas partes, sus oídos no soportaban los chillidos de la gente, mucho menos el ruido que hacia la estructura al trizarse. Comenzó a bajar la sangre por su cuello, sintió cómo corría y se toco para diferenciar si estaba realmente sangrando. Apenas se tocó el cuello el silencio lo consumió, su vista se nubló completamente por un momento, recuperándola unos segundos después se encontraba en un oscuro lugar y comenzó a oír una hermosa melodía. Parecía de esas melodías que suenan al abrir una caja musical, pero esta era distinta, tenía una melodía penosa, lúgubre y lenta, de notas bajas y hacía sentir una enorme angustia en el corazón.
Sintió que se asfixiaba, comenzó a sentir un dolor agudo en el pecho, su corazón se aceleraba pero se mantuvo calmado y el volumen de la melodía aumentaba de forma que el dolor lo estremecía. Intentó calmarse y recuperó un poco de aire, pero el dolor lo carcomía. Comenzó a sentir una risa, era hermosa aquella risa que acompañaba la curiosa melodía. Sentía más dolor, tenía deseos de gritar por culpa de ese punzante dolor de pecho que lo atormentaba haciéndolo creer que su corazón explotaría, pero se guardó cada grito para escuchar esa hermosa risa de mujer.
Deseaba saber quién era, quería aunque sea saber su nombre y repentinamente la risa cesó, ahora sólo escuchaba la extraña música. Su dolor comenzó a desparecer, respiraba mejor pero su vista estaba nublada completamente. En un instante sintió el sonido de una caja cerrarse y recuperó la vista.
Un blanco e iluminado techo fue lo primero que vio. Un escalofrío recorrió su cuerpo luego de la brisa que le acaricio. A su derecha, una amplia ventana abierta de par en par con unas blancas cortinas que se movían con el viento como si jugasen juntos. A su izquierda, un pequeño velador de mano con un hermoso florero de cristal que tenía un par de rosas de fuerte color rojo oscuro en sus pétalos. Comenzó a fijarse un poco más, estaba vendado por todas partes. Tenía suero conectado al brazo y en su mano un pequeño aparato con un botón rojo que apretó apenas lo notó. A los pocos segundos entró una enfermera a verlo. Intentó hablarle pero no pudo, sentía la garganta áspera y le costaba hacer siquiera el intento de decir algo. La enfermera arregló sus sábanas, acomodó su almohada, arregló las flores que se estaban cayendo y se fue. Luego pensó, ¿Las flores decayendo? Recién se veían tan hermosas y frescas, están en agua limpia y bien helada y ya comienzan a marchitarse. Observó las flores un rato, que rápidamente comenzaban a inclinarse y en pocos momentos sus pétalos se secaban y cambiaban ese rojo que resplandecía por un color café oscuro con el cuál se arrugaban hasta caer en el velador. Un escalofrío lo recorrió y nuevamente escuchó esa risa melódica de hace unos momentos. Entonces, ¿No era un sueño? ¿Era verdad aquella risa que le remeció el alma con un hermoso sentimiento desconocido? Sintió una ansiedad tremenda por encontrar a esa chica con esa risa que superaba a cualquier deidad en los cielos. La puerta se abrió apenas el último pétalo cayó sobre la mesita y vio entrar a una chica que no reconoció hasta que escuchó su estridente voz.

- ¡Al fin has despertado! – Dijo emocionada a un volumen relativamente fuerte - ¿Cómo te sientes? –

Sólo pudo sacar una tos seca que le hizo doler la garganta.

- ¡Válgame Dios! Niño esa tos está horrible –

Intentó hablar de nuevo y salió la misma tos rosca que le raspaba enormemente la garganta. El dolor se expresaba en su cara y la chica acercándose a el y tomándole la mano lo miraba con un cariño enorme.

- Me asusté mucho cuando supe del accidente – Sus ojos se notaban llorosos – Pero me alegra tanto que salieses con vida –

¿Accidente? ¿Cuál accidente? Sólo recordaba un ruido extraño y luego la melodía melancólica y esa risa que parecía llamarlo.

- ¿Có… Cómo? - Apenas dijo entre tos
- ¿Qué fue eso? ¿No te acuerdas?
- N… no… - La tos lo estaba haciendo doler demasiado la garganta, pero quería aclarar las cosas.
- Bueno, por lo menos estás bien, estos días que has estado en el hospital te han cuidado muy bien, he venido a verte toda la semana.
- ¿Estos… días? – seguía tosiendo entre cada palabra
- Sí amor, has estado inconciente durante cinco días desde que te encontraron
- ¿Me encontraron?
- Estuviste un día completo bajo los escombros, los bomberos te encontraron entre unos pilares que milagrosamente no te aplastaron y dejaron un espacio vacío en el cual tú quedaste. Fuiste uno de los dos sobrevivientes.
- ¿Qué pasó?
- No esta claro aún, se está investigando la causa del derrumbe, aunque creen que fue una explosión.

De sólo escuchar esa palabra recordó absolutamente todo. Estaba trabajando ese día en el puesto de comida rápida cuando escuchó un ruido estruendor que pareciera que fuese un trueno dentro del Mall y una nube gris de humo llenó el edificio completo, un cortocircuito apagó cada luz o aparato, un olor a quemado sobresalió y el ruido estruendor se convertía en un temblor que hacía crujir toda la construcción y los gritos y chillidos de niños y adultos le hizo sangrar los oídos. Seguido de esos segundos la gente corría y de un momento a otro el edificio se venía encima. Entonces comenzó a sentir esa melancólica melodía que le hizo temblar las tripas del miedo y le remeció el alma con una risa que le acompañaba. ¿Había alguien riéndose en un accidente así? Entonces, le interrumpieron cada pensamiento.

- ¡Amor! ¡Amor! – La chica gritaba de horror.

Un médico agitado junto a él daba órdenes a las enfermeras, pero no distinguía bien qué hablaba y su vista se volvió borrosa. En ese momento dejó la habitación, ahora estaba de nuevo en ese mismo lugar, esa habitación oscura donde anteriormente había escuchado esa risa y esa melodía. Ahora no la escuchaba, sólo se podía distinguir una voz femenina tarareando la canción con un tono de tristeza. De repente el tarareo cesó y vio nuevamente al doctor frente a él. Su corazón palpitaba acelerado y su respiración también estaba acelerada. Había sufrido un paro cardiorrespiratorio y escuchado un tarareo. Comenzaba a pensar que se volvía loco.
avatar
иαкuмι
Admin

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 24
Localización : En algun lugar perdido en alguna parte loca de chile xD

Rol
Personaje: Nadia Acquavella
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Hydrokinesis

http://underwater.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Serena el Jue Nov 05, 2009 12:14 am

waaaaaaaaaaa q genial nakumiii
me encantoooo siguelo plissssss
avatar
Serena

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 28
Localización : mi cashita!

http://marcesweetdevil.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por иαкuмι el Jue Nov 05, 2009 7:52 pm

aqui lo traigo :3

Capitulo 2: Muerte del amor

Después de tres semanas los médicos lo enviaron a casa. Tenía dolores de cabeza seguidos y le venían muy fuertes en ocasiones. Debía volver a clases en dos semanas más, pero este mismo viernes su curso se iba de viaje de estudios a Atenas y ya había pagado el pasaje, así que se decidió a ir de todas maneras.
Eran las ocho de la mañana y el curso se reunía en la puerta principal de la academia. Sus amigos no se le acercaban y comenzó a notar que mucha gente lo miraba de reojo y con una mirada de desprecio que por alguna razón comenzaron a tener hacia él. Penthea llegó llamativamente como siempre, se colgó de su cuello y lo besó en la mejilla.

- ¿Qué haces aquí? Deberías estar descansando en casa
- No pienso perderme el viaje
- ¿Tan interesado estas? Yo no tengo ni ganas de ir, pero mi madre me ha obligado
- Claro que me interesa, iremos a la capital
- Podríamos ir cuando desees y te preocupas de un viaje como este
- Es que nos pagan las entradas a los museos – La chica se rió del comentario
- Tu siempre tan interesado en esas cosas

El bus que los llevaría había llegado y comenzaron a subir, se sentaron juntos y apenas a los quince minutos se durmió, cuando llegaron Penthea lo despertó cariñosamente. El viaje había tomado cinco horas, las cuales durmió profundamente. Bajaron del bus y se encontraron frente al museo que visitarían.
Adentro del museo un montón de curiosidades eran las que les mostraba el guía que los llevaba de habitación en habitación mostrándoles artefactos históricos nacionales. Llegaron a una habitación donde un artefacto en especial le llamó la atención. Se acercó a ver y era una caja de color rojo italiano y con bordes y cerradura de oro. A pesar de que la figura de la caja era hermosa tenía un aspecto deteriorado. En el pilar en que se encontraba había una placa en la que había un grabado que decía:

“Caja Artesanal. Encontrada entre las ruinas de Pompeya, Italia. Tiene unos 1930 años aproximadamente de antigüedad.”

La guía se acercó a él.

- ¿Te gusta?
- Claro. ¿Qué hay dentro?
- No se ha podido abrir aún
- ¿No?
- La cerradura es muy antigua y al intentar abrirla puede romperse, entonces perdería todo su valor
- Claro

El grupo siguió recorriendo el museo y estando casi en la puerta la profesora dejó libre al grupo dándole un mapa a cada uno donde se marcaba el hotel al que debían llegar dada la hora dicha por ella. El grupo salió del museo y se disolvió por completo.

- ¿Dónde vamos?
- Me gustaría ir al Partenón de la Acrópolis
- Pero iremos mañana, hagamos otra cosa
- ¿Cómo que?
- Como lo que sea menos museos y esas cosas
- Esta bien

Caminaron de la mano por el centro de la ciudad y se sentaron en el pasto de una tranquila plaza haciendo pasar el rato con sus conversaciones, tanto que al mirar la hora eran las tres de la tarde y debieron haber vuelto al hotel hace una hora. Se pusieron en pie camino al hotel, pero se detuvieron en poco tiempo.

- Mira, ¿ese no es nuestro grupo?
- ¡Corre!

Penthea le tiro del brazo y lo llevo a un callejón a esconderse.

- ¿Que ocurre?
- No seas tonto, hay que perderlos – Le contestó la traviesa chica
- ¿Por qué haces esto?
- Es para evitarlos, así tenemos toda la tarde para nosotros

No coincidía con la chica en lo absoluto y deseaba ir con el grupo pero nuevamente Penthea le tomó del brazo y siguió tirándole por entre callejones.

- ¿Hasta dónde piensas ir?
- Según el mapa, estos callejones salen a otra calle principal
- Es peligroso estar aquí, mejor vamos con el grupo
- No te alarmes, todo estará bien

Seguido de sus palabras lo miró a los ojos dejando salir su tierna risa y, por algún motivo, escucho como eco aquella otra risa desconocida. Se preguntó por qué.

Escuchó un sonido fuerte de manera repentina que le asustó y entonces vio caer el cuerpo de Penthea en el asfalto. Limpió de su cara la sangre que le saltó y se agachó junto a Penthea, sin poder creer o incluso comprender que ocurría y tomando su mano dejo caer sus lagrimas. Podía sentir como su calida mano se enfriaba poco a poco, veía como se expandía el charco de su sangre, veía sus azules ojos abiertos que miraban al infinito.

Lloraba por la muerte de su enamorada, lloraba por la perdida del único ser querido que tenia cerca, lloraba por la manera en que murió, lloraba por la rabia que tenia hacia aquel que le disparo. Deseaba hacer algo, pero ya era tarde para todo. Saco su celular para pedir ayuda y una extraña voz le interrumpió.

- ¿Qué haces?

Observo a su alrededor, no había nadie.

- Contéstame.

Se puso nervioso e intentaba encontrar a quien le hablaba pero estaba solo en el callejón, solo le acompañaba el inerte cuerpote Penthea.

- ¿Por qué no hablas?
- ¿Quién eres?
- ¿No me recuerdas?
- ¿A que te refieres?
- Te he estado observando y te mostré mi canción el otro día.
- ¿Tu eres…?
- Si

Se quedo sorprendido de lo que ocurría. Era imposible que esto sucediera.
- No, no lo es.
- ¿Qué?
- Puedo escuchar tus pensamientos.
- ¡Pues déjame en paz!
- ¿No quieres mi ayuda entonces?
- ¿De que hablas?
- Yo puedo ayudarte, no necesitas llamar a nadie
- ¿Qué tipo de ayuda?
- Yo tengo ciertos poderes, puedo revivir a tu novia
- Mentira, me estas engañando - Comenzó a tener miedo.
- ¿Por qué temes? Yo te mantuve a salvo en el accidente, deberías agradecerme.
- No lo creo
- ¿Por qué no? De no haberte ayudado hace un rato estarías muerto también.

Comenzaba a dudar, no sabia que hacer, quizás ya estaba completamente loco.

- Déjame ayudarte
- Entonces hazlo, revívela
- Para eso necesito que cooperes
- ¿Qué es lo que quieres?
- ¿Recuerdas la caja del museo?
- Si
- Tráemela, con ella podré ayudarte

Dejo de dudar en ese momento y se puso de pie débilmente. Caminaba con las piernas entumecidas y temblorosas y después de un esfuerzo tremendo llego al museo que, para su suerte estaba cerrado y un guardia estaba en la entrada.

- No podré entrar. – Volvía a dudar
- Di que olvidaste algo.

Subió las escaleras de la entrada y en la puerta el guardia lo detuvo.

- Chico, el museo esta cerrado hasta mañana.
- Necesito entrar, olvide algo esta mañana.
- Debes ser cuidadoso con tus cosas, entra y ve a ver si aun esta.

Se dirigió a la sala donde estaba la caja, estaba oscura y apenas podía ver. Encontró el pilar en que estaba, levanto la protección de vidrio y la dejo a un lado, guardo la caja en su mochila y salio tranquilamente disimulando sus nervios.

- Ya tengo la caja, ¿Qué debo hacer ahora?

No escucho respuesta alguna. Se sitia un completo idiota, había escuchado una voz que imaginaba que le decía robara una caja vieja que no sirve para nada. Decidió volver al callejón y lamentarse junto a Penthea, así estar con ella por última vez, aunque ella realmente no estuviese. Su cuerpo pálido seguía en el suelo reposando en su sangre que comenzaba a secarse. Se sentó junto a ella y dejo caer sus lágrimas nuevamente.

- ¿Por qué lloras?

De nuevo escuchaba la voz. Que patético se sentía cada vez que escuchaba esa voz femenina. Ya deseaba que se fuese, o tal vez era el quien debía irse de este mundo.

- ¿Tienes la caja?
- Déjame solo
- Bien, te dejare con tu novia una vez que dejes la caja sobre ella.

Abrió su mochila y dejo la caja sobre el abdomen de Penthea. Se acomodo sentándose con la espalda en la pared, sin sacar la vista de sus ojos.

El silencio causaba en el un vacío que lo hacia llorar liberando su tristeza en cada lagrima que se escapaba de sus ojos que cerraba con fuerza intentando no llorar pero no importaba cuanto intentara parar se silencioso llanto, pues sus lagrimas caían en motivo del amor perdido de Penthea.

- Deja de llorar de una vez, idiota

Abrió sus ojos y se pasmó completamente, tanto que su piel se volvió pálida.

- Pe… Penthea
- ¡Cállate! Nunca más vuelvas a llamarme así

Era imposible, Penthea estaba sentada frente a él como si nada hubiese pasado. Su aspecto era aún el de un muerto, pero milagrosamente estaba viva y limpiando la caja.

- ¿Có… Cómo?

No respondía, estaba absolutamente pendiente de la caja, a la que le sacaba el polvo. Su piel seguía pálida, blanca como lo que nunca había sido, sus ojos azules ya no lo eran, se volvieron rojos y expresaban algún tipo de odio. No podía reconocerla, su cuerpo era el mismo, pero algo en ella no estaba igual, era otra, esta mujer era otra, ¿Qué ha pasado con Penthea?

- Está muerta
- ¿Qué?
- Respondí tu pregunta, está muerta
- ¿Cómo supiste que yo…?
- Puedo escuchar tus pensamientos
- ¿Qué? ¿Cómo?... ¿Qué le paso a Penthea?
- Ya te dije, está muerta
- Pero… ¿Y tú quién eres?
- De aquí en adelante me llamarás Pandora

Aún no podía comprender qué ocurría, pero estaba seguro de que esta no era Penthea. Había cambiado completamente, Penthea tenía una dulce y hermosa voz, pero esta mujer…

- ¡Idiota! – Le abofeteó tan fuerte que le sacó sangre de narices
- ¡¿Por qué hiciste eso?!
- Te acabo de decir que mi nombre es Pandora
- ¿Y eso que?
- Que si me vuelves a tratas de ‘esta mujer’ haré que te pudras en el infierno

Era malvada en cada palabra que decía, su voz era en un tono desagradable y muy maduro para el cuerpo de Penthea.

- Gracias
- ¿Qué?
- Me gusta mi voz… Miles de años para madurarla así

Ya le estaba hartando de que esta… Pandora le escuchase cada pensamiento. En ese momento hubiese deseado fuese sorda. Pandora dejó salir una risa, que se parecía mucho a la que solía escuchar en sus sueños, solo que cambiaba la voz tierna de antes por la madura de ahora.

- ¿De qué ríes?
- Me entretienen tus pensamientos y el hecho de que me tengas miedo

No podía responder, pues le temía bastante. Comenzó a observar cómo arreglaba su cabello, o el de Penthea, no lo sabía bien. El suelto cabello de Penthea se volvía el amarrado cabello de Pandora, los lindos ojos azules de Penthea se volvieron los ojos rojos de Pandora, la morena piel de Penthea se volvió en la blanca piel muerta de Pandora, la tierna sonrisa de Penthea se volvió en la malvada sonrisa de Pandora. Aunque estuviese en su cuerpo, ya no quedaba ni pizca de Penthea.
avatar
иαкuмι
Admin

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 24
Localización : En algun lugar perdido en alguna parte loca de chile xD

Rol
Personaje: Nadia Acquavella
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Hydrokinesis

http://underwater.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Serena el Jue Nov 05, 2009 8:21 pm

waaaaaaaaaaaaaaaa genial!!!!!
me encantaaaaaaa esta exelente!!!!
en especial q pandora lea los pensamientos del pobre!! jajaja
arriba pandora!!!
avatar
Serena

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 28
Localización : mi cashita!

http://marcesweetdevil.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Fяαиcιsco el Vie Nov 06, 2009 6:57 am

pobre niño xD
como se llama??
no sale u nombre =P
esta re bueno nena
siguelo !! =P

Fяαиcιsco
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 30
Localización : Madrid - España

Rol
Personaje: Demian Romanov
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Electrokinesis

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por иαкuмι el Vie Nov 06, 2009 11:15 pm

aqui va de nuevo xD
y no te dire su nombre xD
se supone q no saldra hasta
el ultimo capitulo xDD

Capítulo 3: Nuevo Cuerpo

Se puso en pie y no pudo creer que lo hiciese. ¿Qué le había pasado a su herida? Penthea había muerto de un disparo en el pecho, e incluso se había desangrado, y ahora que de manera casi imposible Pandora está en su cuerpo, se levanta como si el cuerpo de Penthea estuviese impecable y nada hubiese pasado.

- Dame tu mochila
- ¿Para qué?
- ¡Dámela! – Le dijo en son de orden

Se la paso dudoso, cosa que a ella ni le importó, guardó cuidadosamente la mochila y se puso uno de los tirantes.

- Nos vemos

La chica comenzó a caminar y se adentró en la calle entre la gente sabiendo muy bien su camino. No supo qué hacer y sólo reaccionó a seguirla, una vez que logró alcanzarla, intentó seguir su apurado paso.

- ¿A dónde vamos?
- ¿Vamos? Pensé haberme despedido – Parecía molesta
- Lo siento, pero no puedo volver a m grupo si no voy contigo
- Pues no vuelvas con ellos, sólo vete y no me sigas
- No me iré, tú deberías ir conmigo – Le dijo tomándole el brazo

La muchacha se detuvo y quedó mirando la mano del joven en su brazo, luego lo miró a la cara, le levantó una ceja y se largó a reír.

- ¿Tú crees que haciendo eso lograrás que vaya contigo? – Se reía de nuevo

No sabía qué decirle.

- Suéltame

Su tono era enfadado y lo dijo en son de orden y con una mirada desafiante. La soltó inmediatamente viéndola marcharse apresurada.

- ¿Dónde vamos?
- ¿Vamos?
- Bueno, ¿Dónde vas?
- ¿Qué te importa?
- Usas el cuerpo de mi novia
- No te preocupes no le haré daño, además tu novia está muerta
- ¿Quién eres realmente?
- Pandora
- ¿Y…?
- No te preocupes por saber – Le interrumpió – De todas formas no lo creerías

Comenzaba a dudar.

- ¿De dónde vienes?
- Del inframundo
- ¿Cómo?
- Del inframundo, ¿O acaso no entiendes pedazo de idiota?
- Pero… ¿Ahí naciste?
- No
- ¿Dónde?
- En el olimpo
- Ya en serio, dime la verdad
- Es la verdad – Hablaba serena sin importarle la reacción del muchacho

Las calles por las que pasaban comenzaban a ser más desiertas y en un momento ya lo eran, no había nadie en esas calles, sólo ellos. La calle terminaba en la entrada a una gigantesca mansión abandonada. Una gran reja encadenada de anchos barrotes de fierro oxidado se encontraba frente a ellos.

- Ten esto – Le pasó la mochila

Después de pasarle la mochila, Pandora pasó cuidadosamente por entre los barrotes, aunque no le costó mucho debido a la delgada y fina figura que le había arrebatado a Penthea.

- Dámela

El joven le pasó la mochila y luego intentó pasar quedando atorado mientras que Pandora seguía su camino.

- Necesito que me ayudes
- Nadie te pidió que me acompañaras

Tuvo que arreglárselas solo, pero después de un rato pudo pasar la reja y entró en la mansión desolada asustado en busca de Pandora. Estaba todo oscuro, sólo los pocos rayos de sol que entraban entre las oscuras y rotas cortinas empolvadas alumbraban apenas algunos pequeños lugares, pero aún así costaba demasiado distinguir el lugar.
Sintió el tarareo de Pandora que venía del segundo piso, subió cuidadosamente las escaleras y caminó por un largo pasillo en el cuál se veía un poco de luz proveniente de una habitación. Se asomó en la puerta y se quedó observando.
Pandora se estaba desnudando, tiraba las prendas de Penthea en el suelo amontonándolas y se quedó con sólo la ropa interior. El brassier de Penthea era negro y con encajes y hacía resaltar bastante los semidesnudos senos de Pandora que, extrañamente, eran un poco mas grandes que los de Penthea. Aún no entendía cómo era posible que Pandora utilizara el cuerpo de Penthea y aún así tenía un aspecto distinto.
La desnuda chica sacó un hermoso vestido burdeo de un baúl y comenzó a vestirse sin importarle la presencia del muchacho, y a él sin importarle ser ignorado. Una vez vestida soltó su cabello sentada frente a un mueble en el cuál había un enorme espejo y notó que el azabache cabello de Penthea tenía puntas rojizas, pensó que era sangre pero no estaba seguro.
Se acercó a Pandora y tomando las puntas de su cabello se sorprendió al divisar que no era sangre y al observar el espejo se sorprendió aún más. En el espejo estaba la imagen de una mujer pelirroja de cabello ondulado, entonces observó el cabello que sostenía en sus manos, era negro con puntas rojas y de un alisado natural. Podía diferenciar cada cambio, podía predecir que ese cuerpo ya no sería de Penthea o por lo menos, ya no se parecería en nada. Vio que la chica le pasaba un cepillo.

- ¿Qué es eso?
- Un cepillo, idiota
- Si pero me refería a…
- Péiname – Lo interrumpió
- ¿Qué?
- Que me peines
- Claro

Tomó el cepillo y comenzó a peinarla. Recordaba cuando hacía lo mismo con Penthea, de sólo recordar aquello lo hizo con un tremendo cariño y mientras cepillaba la chica tarareaba su canción. Al terminar su cabello desenredado se veía hermoso, entonces fue donde el baúl y arrodillándose en el suelo escarbaba entre las cosas que contenía.

- Aquí está – Dijo de una manera bastante contenta y sacó una cadena de oro de la cual colgaba una pequeña y brillante llave de plata
- ¿Para qué la quieres?

No le respondió, tan solo sacó la caja de la mochila e introdujo la llave en la cerradura, girando suavemente la llave se escuchó cómo sacaba el pestillo. Apenas abrió la caja un poquito y sonó una nota de la melodía, entonces la cerró. De sólo escuchar aquella nota sintió un mareo horrible y cayó desmayado al suelo.

_________________
avatar
иαкuмι
Admin

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 24
Localización : En algun lugar perdido en alguna parte loca de chile xD

Rol
Personaje: Nadia Acquavella
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Hydrokinesis

http://underwater.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Serena el Lun Nov 09, 2009 7:39 am

wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii la caja de Pandora a sido abierta!! jajaja
coloca lo q sigue nakumi plis!
avatar
Serena

Mensajes : 109
Fecha de inscripción : 29/10/2009
Edad : 28
Localización : mi cashita!

http://marcesweetdevil.forumotion.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Tsuichi el Miér Nov 11, 2009 9:08 pm

owo kiero mas

Tsuichi

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 29/10/2009

Rol
Personaje: Karsten Lemonis
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Cryokinesis

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Fяαиcιsco el Miér Nov 11, 2009 10:21 pm

siiii yo iguall !!
pero orque no
dices el nombre
del chico?? D:
T________T

Fяαиcιsco
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 30
Localización : Madrid - España

Rol
Personaje: Demian Romanov
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Electrokinesis

Volver arriba Ir abajo

...

Mensaje por Chapaxxx el Mar Nov 24, 2009 10:47 pm

Escribes la raja..... y muy buena imaginacion...... tienes arta creatividad...
pero pon rapido los otros caps D:!!! porfa D:...... que cuando no tengo crack necesito leer o si no me desespero ajajajaj xD

tkm :3
avatar
Chapaxxx

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 30/10/2009
Edad : 98
Localización : Blatislava

Rol
Personaje: Kojiro GroßeFlamme
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Pyrokinesis

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por иαкuмι el Mar Nov 24, 2009 11:13 pm

ok intentare apurarme con la escritura xD

tkm :3

_________________
avatar
иαкuмι
Admin

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 24
Localización : En algun lugar perdido en alguna parte loca de chile xD

Rol
Personaje: Nadia Acquavella
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Hydrokinesis

http://underwater.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por иαкuмι el Miér Nov 25, 2009 10:08 am

Capitulo 4: Poderes Divinos

La noche se acercaba rápida y todos se reunieron en la habitación formando un círculo, bueno, todos excepto uno.

- Esta tarde ha vuelto nuevamente esa mujer – Comenzó Zeus
- Podemos eliminarla nuevamente – Contestó con serenidad Atenea

Aquel que faltaba se apareció entre los dioses.

- No es necesario – Dijo Hades al llegar
- Claro que lo es, esa mujer es capaz de acabar con el planeta Tierra – Replicó Hera
- No puede por dos simples razones
- ¿Cuáles? – Zeus lo miraba desafiante
- Pues sus poderes sólo sirven en el inframundo a menos que tenga su caja lo que duplicaría sus poderes
- Pues hay que eliminarla – Sentenció Zeus
-
No es necesario, su caja se abre con una llave en especial – Levantó en
sus manos una cadena de oro y una llave de plata. Los Dioses observaron
la llave y Zeus extendió su mano.
- Dámela – Hades le lanzó dicha llave – Manténganla observada

Todos los Dioses se retiraron, pero Hades no volvió al inframundo.
Despertó aun mareado y se sentó, Pandora estaba sentada en la cama con
la caja en su regazo observándolo fijamente y al verlo despertar soltó
un suspiro que le llamó la atención.

- ¿Por qué el suspiro?
- Pensé que morirías, solo olvídalo

Se sorprendió un montón, no le preocupó en lo absoluto haber matado a Penthea y ahora se preocupa por el.

- ¿A que se debe eso?
- A que si tu mueres por culpa de mi caja los Dioses notarán que la he abierto
- ¿Crees en Dioses?
- No creo, lo sé, ellos crearon mi primer cuerpo y mi caja – Ahora creía que era ella la loca.

Esperaba ansioso despertar de este loco sueño, pero no pasaba nada. La chica se le acercó y le abofeteó la cara.

- ¿Por qué hiciste eso?
- Es para que veas que no soñabas

Lo sabía bien, pero tanto deseaba que lo fuera, entonces un escalofrío lo recorrió y una neblina negra apareció de una esquina.

- Ya te han visto – La neblina hablaba, ahora si pensó que soñaba
- ¿Qué hiciste? ¿Me cubriste bien?
- Les dije que no tienes poderes sin tu caja
- Notaran pronto que la tengo
-
No se preocuparán, les di una llave haciéndolos creer que era de la
caja, así que esconde bien la tuya – Pandora asintió con la cabeza y la
neblina se fue
- ¿Qué pasó? ¿Qué fue eso? – Pandora lo quedó mirando fijo
- Hades
- ¿Cómo?
- Era Hades
- ¿Hades?
- Si Hades, el Dios del Inframundo – Hizo una pausa – y mi marido
- ¿Marido? ¿Te casaste con un Dios?
- Eso me hace a mi la Diosa del Inframundo en cierta manera – Dijo con notoria alegría

Le costaba demasiado creer cada cosa que le decía o que ocurría, pero
era difícil no creerlo con cada situación en la que le demostraba era
real.

- Tengo hambre – Le dijo mirándolo fijo
- Pues come algo – Contestó intentando evadirla
- Tráeme algo - La chica lo miraba fijo y tenía una mirada a la cual no podría ganarle
- ¿Qué quieres que traiga?
- No lo sé, sólo quiero comer

Se puso de pie y se encaminó al centro de la ciudad, era de noche y la
vida nocturna en la ciudad era peligrosa. Caminó hasta el primer puesto
de alimentos y con los pocos euros que le quedaban compró unos paquetes
de galletas y se devolvió a la mansión. En cuanto llegó le costó un
montón poder ver en la oscuridad que había dentro de aquella gigantesca
mansión y subir las escaleras fue dificultoso debido a tal oscuridad.
En el pasillo no estaba seguro cuál era la habitación en que estaba
Pandora puesto que la luz que le había guiado anteriormente estaba
apagada.
Una vez encontró la habitación reconoció a Pandora
recostada en la cama tapada hasta el cuello y completamente dormida y
podía ver sus enredados cabellos rojos en la almohada. Se veía hermosa
en ese momento, más de lo que era siempre. En vista y considerando que
Pandora estaba dormida dejó las galletas en la mesita de al lado, se
quito la camisa, los zapatos y el cinturón y se metió a la cama
intentando conciliar el sueño, pero no podía, a su lado había un cuerpo
que él conocía tan bien y que ahora comenzaba a desconocerlo por el
simple hecho de que otra mujer lo utilizaba. Ya no sabía si amar o no
ese cuerpo que había sido de él en ocasiones anteriores.

- Pensé que eras casto – Dijo suavemente Pandora
- Lo era antes de Penthea – La chica dejó salir una pequeña risa - ¡qué hay de ti?
- No
- No me refería al cuerpo que tienes ahora sino que me refería…
- No lo soy – Lo interrumpió
- ¿Y cuándo fue tu última vez?
- El año 79 despues de Cristo
- ¿Qué?
- El año 79
- No comprendo
- Ese año fue la última vez que tuve sexo, luego morí y estuve hasta hoy en el inframundo esperando estos días
- ¿Qué tienen de especial estos días?
- Un descendiente de Heracles entrega la caja a un descendiente de Pandora
- ¿Cómo?
- Olvídalo

La chica se acercó a el y se acurrucó en su hombro abrazándolo
suavemente, justamente en ese momento se dio cuenta de que estaba
desnuda e intentó ignorarla pero ella insistía en que le prestase
atención. Acariciaba su pecho, luego su abdomen, y continuó bajando. Ya
era imposible ignorarla.

Spoiler:

Este fragmento ha sido omitido debido al contenido
para mayores de 18 años (bueno yo no lo soy pero ... miren! un pajaro!
'indica hacia otro lado' xD) aquel que desee leer este fragmento con
Lemon (igual esta suave pero reglas de foroactivo son reglas T^T) dejen
su correo y les mando el fragmento faltante.


Algunos dicen
que sin amor no hay futuro, pero en este caso el amor no influye en lo
que estos chicos hacen y el futuro de esta pareja estaba escrito desde
antes, no por el destino, sino por la Pandora y su frívolo esposo. Esta
relación sexual llevada hasta el orgasmo era sólo parte de los planes
que Pandora tenía, pero era una parte importante. De esta manera podría
ser capaz de lograr alcanzar la meta por la cuál ha vuelto al mundo
después de tantos años. Para ello, sólo debía esperar nueve largos
meses.

_________________
avatar
иαкuмι
Admin

Mensajes : 117
Fecha de inscripción : 28/10/2009
Edad : 24
Localización : En algun lugar perdido en alguna parte loca de chile xD

Rol
Personaje: Nadia Acquavella
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Hydrokinesis

http://underwater.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Satzuky el Miér Nov 25, 2009 10:17 am

uy gatita este fic
esta de lujo
mandame el lemon
please!!
Razz
avatar
Satzuky

Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 28/10/2009

Rol
Personaje: Zeth Beltrán
HP:
50/50  (50/50)
Kinesis: Psychokinesis/Psikokinesis

Volver arriba Ir abajo

Re: Retorno del Inframundo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.